Mamineo

Sueño ligero

 

Que levante la mano quien haya podido huir de la cama mientras el bebé (y no tan bebé) dormía. Después de casi tres años ¡ya puedo!

Cuando son muy pequeñines parece que tienen instalado un sensor de movimiento ¿verdad? Que no cunda el pánico, todo llega y todo pasa, aunque a los que toman teti les dura un poco más la instalación.

Mi experiencia con Naira cuando tenía un año o menos…Pues en las siestas era más difícil dejarla durmiendo y yo poder aprovechar ese tiempo en otras cosas, sin que abriera el ojo a los quince minutos. Ya sabemos que en ese momento no llegamos a completar todas las fases del sueño. Por la noche es distinto, llegamos a profundizar más el sueñecito y, digamos que nos cuesta más despertar, pero a las dos horas (o menos) de haber salido de la habitación, reclamaba mi presencia. Seguro que a más de una os resultará familiar.

Ahora que ya no es un bebé, puedo levantarme tanto en la siesta como en la noche y aprovechar ese tiempo para hacer tareas en casa o simplemente dedicarlo a leer, hacer manualidades… Aunque confieso que alguna tarde también he caído yo.

No desesperéis, es otra etapa que igual que llega, se va.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s